jueves, 6 de octubre de 2011

Por eso (también)


Leo en la excelente Verano de Coetzee, “Según mi experiencia, los alumnos pronto descubren si lo que les estás enseñando te importa. En caso afirmativo, están dispuestos a considerar la posibilidad de que también les importe a ellos. Pero si llegan a la conclusión, acertada o no, de que no te importa, no hay nada que hacer, sería mejor que te fueras a casa” (Debolsillo, 2011, p.256).

2 comentarios:

luis dijo...

Y tiene razón, querido amigo. Los primeros días, los del tanteo, se dedican a observarte y a ponerte pruebas. ¿Estás aquí de paso? ¿Es que no tienes otra cosa mejor que hacer?

Son exigentes. Y están en rodaje: tienen la maquinaria nueva. Agotadores.

Anónimo dijo...

Desanda, también lo hicimos. Y así creo que debe ser, ¿cómo de otra manera?

Ya sabes que mucho, como tú.